Blog

La sonrisa africana

By 3 julio, 2010 enero 14th, 2019 2 Comments

Said siempre sonríe. Sus 195 centímetros de estatura le hacen moverse con cierta dificultad por los estrechos pasillos del atunero, pero siempre está de buen humor. Es keniano, y trabaja desde hace unos años como ayudante de cocina en el Albacán. Aunque se defiende en castellano y suelta palabras en euskera (ogia, ura), se encuentra más cómodo hablando en inglés y en ese idioma nos cuenta sus cuatro meses de penitencia a manos de piratas somalíes, allá por 1997. Navegaban cerca de la costa de Somalia con el Bahari Hindi, un barco italiano. A él lo bajaron a tierra, y creyó que no saldría de allí jamás. Pero salió, y ahora, cuando la plaga se ha extendido por todo el océano Índico, sigue sirviendo los dos primeros y dos segundos en los comedores de oficiales y de marineros. Su gesto se dramatiza cuando cuenta su historia, pero no tarda ni cinco segundos en olvidarlo y volver a recuperar ese gesto amable, esa sonrisa africana que alumbra el Albacán.

Jon Cuesta Rodríguez

About Jon Cuesta Rodríguez

2 Comments

Leave a Reply