Entrevista a un secuestrado Afincados ahora en Madrid, fueron unas 4 ó 5 las veces que nos trasladamos a Galicia y al País Vasco, nuestra tierra natal, con el fin de aumentar el número de testimonios acerca de la pesca y la vida en el Océano Índico. A raíz del secuestro del buque Alakrana en 2009, cuya tripulación estaba y está compuesta por marineros de ambos territorios, el miedo y la incertidumbre viajan también con ellos cuando salen a faenar. En concreto, la localidad gallega de Baiona y Bermeo, del País Vasco, son los dos puntos neurálgicos en España de los profesionales que faenan en el Índico. Y una vez más, nuestra ambición nos lleva a esos lugares para hacer realidad nuestro proyecto ‘Miedo en el Índico’.

En Bermeo nos recibe la empresa Albacora, la mayor empresa atunera de Europa. Hablamos con su presidente y nos enseñan sus instalaciones. Muy cordialmente, nos ofrecen su ayuda en el puerto de Victoria, en las Islas Seychelles. Nos autorizan a ver por dentro uno de sus buques, el Albacán, y a hablar con los miembros de su tripulación. Fuera de esta potente armadora, hablamos con varios marineros vascos que viven en la localidad y que faenan habitualmente en el Índico. Allí somos testigos de uno de los testimonios más duros. El de un marinero que fue secuestrado en 2008 en el atunero Playa de Baquio, exactamente un año antes de que le sucediera lo mismo al Alakrana. Su cautiverio duró 7 días, frente a los casi dos meses que duró el del Alakrana, pero de una intensidad tan acusada que lo ha marcado de por vida. En sucesivos viajes, hablamos con más compañeros suyos del Playa de Baquio, secuestrados y no secuestrados, y de otros buques.

Casquillo de piratas somalíes En Baiona (Galicia), y con la inestimable ayuda de Pepe, un hombre entrañable que conoce -y le conocen- a todo el mundo de la zona, accedemos a buscar más testimonios para ‘Miedo en el Índico’. Allí también hablamos con miembros de la tripulación de los tres buques españoles que tuvieron la mala suerte de ser secuestrados por piratas somalíes: Alakrana, Playa de Baquio y Albacora IV. Incluso conseguimos charlar unos minutos off the record con el que fuera el patrón del Alakrana en el momento del secuestro. La persona a la que todos los medios de comunicación han tratado de entrevistar sin éxito, porque su objetivo era olvidar. A unos pocos kilómetros de Baiona, quien sí nos aporta su testimonio es el que fuera patrón del Albacora IV en el momento del secuestro en el año 2000. Un secuestro que fue muy poco mediático y que duró cerca de dos días.

Pero nuestros viajes para realizar el trabajo de ‘Miedo en el Índico’ no sólo se han reducido a Galicia y País Vasco. En Barcelona y Madrid también hablamos con expertos en la materia: periodistas, abogados, catedráticos, políticos o altos cargos de la seguridad y la escolta.

 
>>> Más información sobre el proyecto ‘Miedo en el Índico’
>>> Ver vídeos sobre la piratería en el Índico en ETB