Blog

Toneladas de empleo

By 2 julio, 2010 enero 14th, 2019 No Comments

La descarga de un atunero como el Albacán se traduce en tres días de trabajo en puerto sacando sin parar toneladas y toneladas de atún de las cámaras del buque. Los marineros colaboran, pero son jóvenes seychelloas de raza negra quienes se encargan de llenar sacos y sacos del pescado para que una grúa los catapulte hacia su salida comercial. Encontrarse en medio de esa marabunta de gente clavando ganchos afilados de hierro en atunes congelados es espectacular. El ambiente es cálido, los objetivos de las cámaras se empañan y cualquier movimiento puede ser fatal. El pescado vuela de un lado para otro, se llenan cajas y cajas en una cadena endiablada que no para y, a pesar de la rapidez del trabajo, las bodegas que guardan las capturas no acaban de vaciarse.

“Ganamos muy poco, todo es para el armador”, dice uno de ellos. Es la vieja queja, la reivindicación que todos hacemos o hemos hecho alguna vez, ganemos 800, 2.000 o 12.000 euros al mes. Pero más allá de las protestas ligeras ante los periodistas, hay una cosa clara: el atún crea empleo en Seychelles, y no sólo para los españoles.

Jon Cuesta Rodríguez

About Jon Cuesta Rodríguez

Leave a Reply